Es el elemento imprescindible para poder transportar el equipo necesario para la actividad.

Pueden ser de distintos tipos y formas, y actualmente la variedad de marcas, modelos, colores y prestaciones es realmente amplia, pero al elegir la mochila debemos tener en cuenta la comodidad y el uso que le daremos.

Para el Aconcagua, es importante que la mochila tenga una gran capacidad (80 – 100 litros), ya que se transportará todo lo necesario para hacer noche en la montana, y debe permitir descansar el peso en el cuerpo (espalda) y que la carga esté centrada en las caderas y piernas.

La capacidad de una mochila se mide según su volumen, siendo las más pequeñas de hasta 30 litros, las medianas entre 35 a 55 litros y las grandes de más de 60 litros.

Hay tres elementos muy importantes que contribuyen a la buena elección de la mochila:

1- Mochila + bolsillos = tamaño >orden y accesibilidad.

2- Espalda + tirantes = transporte > comodidad.

3- Forma + accesorios = practicidad > tipo de uso.

Un aspecto a tener en cuenta es la posibilidad que ofrece la mochila para regularle la estructura que apoyamos en nuestra espalda, pues esta ductilidad nos permitirá distribuir mejor el peso en la cintura, la espalda y los hombros. También debe contar con una buena riñonera o cinta de ajuste a la cintura con buenas almohadillas y hebillas de excelente calidad, y es importante que sus cintas de compresión sean largas, para aprovecharlas en el transporte de elementos no pesados pero voluminosos, aunque, dentro de lo posible, es mejor colocar la mayor cantidad de elementos dentro de ella, a fin de evitar colgajos en la parte exterior.

Si bien para el Aconcagua se aconseja llevar mochila de tamaño grande, debemos evitar trasladar objetos inútiles, dejando lugar sólo para los imprescindibles. Para esto, lo mejor es tener un listado del equipo acorde para cada salida a la montaña, debido a que el peso es uno de nuestros mayores problemas y muchas veces puede hacer la diferencia entre una expedición exitosa y una fallida.

En cuanto a su conservación, para mantenerla en estado óptimo es aconsejable protegerla de las condiciones climáticas recurriendo a un cubremochilas.

Las marcas más reconocidas son Lowe Alpine, The North Face, Deuter, Black Diamond.

Fuente: ABC Aconcagua / Heber Orona

Sobre la mochila Camelback

Esta mochila tiene como función transportar líquido en una bolsa de plástico resistente cubierta con una tela acorde a las exigencias. Estas mochilas son muy prácticas para el trekking, pero, a medida que ascendemos, la manguera conductora de líquido y el orificio de salida se congelan, por lo que pierden su razón y terminan siendo peso extra.